Praga, Qué ver en Praga, Un poco de historia

Visita El Callejón de Oro en el Castillo de Praga


¿Cómo llegar al Callejón del Oro en Praga?

¿Dónde está la Callejuela Dorada?

¿Conoces su historia?

El Callejón del Oro o Callejuela dorada está situada en el interior del Castillo de Praga, en la parte más oriental del complejo justo en la base de la muralla norte donde los muros románicos del Siglo XII y los posteriores se asientan. Con un área de algo más de 300m2 es uno de los lugares más pintorescos de la ciudad.

Actualmente está conformado por 16 pequeñas casas, una exposición de armaduras, armas y vestidos antiguos. Algunos de los 16 edificios que integran la Callejuela del Oro acogen exposiciones sobre la historia del lugar y sobre los personajes más famosos que la habitaron y otros son alquilados a particulares para su explotación turística. Al final del callejón del oro se encuentra la torre de Dálibor, donde se alberga una exposición de diversos instrumentos y técnicas de tortura medieval.

El Callejón del Oro surgió en las postrimerías del siglo XV, después de la construcción de la nueva fortificación norte del castillo durante el reinado de Vladislav de Jagellon. Sin embargo, su aspecto actual corresponde al de los años 50 del siglo XX, cuando la abandonaron sus últimos inquilinos.

Los primeros habitantes de esta estrecha calle, situada en el barrio del Castillo de Praga, eran gente pobre como guardias, criados de la nobleza del castillo y más tarde también artesanos. Desde finales del siglo XIX, la callejuela del oro se convirtió en un lugar predilecto de los artistas y sirvió como fuente de inspiración asimismo al premio nobel de literatura de 1984, Jaroslav Seifert. Actualmente, su uso es principalmente turístico. 

Visitar el Callejón del Oro

El Callejón del Oro forma parte del recinto del castillo y parte de su área está compuesta por diversos museos de la ciudad.

Museo en el interior del Callejón de Oro

Otras de las casas son hoy en día tiendas de diversos productos y souvenirs. Es por ello, que durante el funcionamiento del museo del castillo (hasta las 16h en temporada de invierno y hasta las 17h en temporada de verano) el acceso al recinto es previo pago de una entrada unitaria y a partir de dicho horario la entrada es libre. Bien es cierto, que algunas de las casas-museo se encontrarán cerradas, pero eso no le quita su magia de callecita de colores de un cuento de hadas en una pintoresca ciudad como es Praga, patrimonio de la humanidad.

Así que, ya sabes, si quieres visitar el Callejón del Oro gratis, en invierno a partir de las 16:00 y en verano desde las 17:00, previamente, te recomiendo visitar el resto del complejo del Castillo de Praga dónde encontrarás la Catedral de San Vito, Basílica de San Jorge, la Basílica de la Santa Cruz, el foso, podrás ver un cambio de guardia, pasear por los patios del Castillo, ver los jardines…

¿Cómo llegar al Callejón del Oro?

Entrada: Tranvía numero 22, parada Pražský hrad, es la parada del Castillo de Praga.

Salida: puedes volver por las antiguas escaleras del Castillo a la estación de metro A (línea verde), parada Malostranská

La entrada al Castillo de Praga es gratuita, puedes entrar incluso en la Catedral de San Vito (aunque tiene una parte de pago opcional), tendrás que comprar tickets y los precios varían en función de qué salas museo quieras ver o algunos recorridos interiores.

Como recomendación, lo mejor es una visita guiada, aprovechando el emplazamiento, el recorrido Barrio de MalastranaCastillo de Praga incluido el Callejón del Oro es lo ideal. Y si es freetour en tu idioma, mejor.

Te dejo el enlace para reservar:

Galería de fotos del Callejón del Oro, Castillo de Praga

¿Porqué se llama Callejón del Oro?

Seguramente os estaréis preguntando que por qué se llama así. Son varias las explicaciones que existen sin tener certeza al 100% de cuál es la versión más correcta.

Una versión dice, que se llama así debido a los alquimistas de Rodolfo II que habitaban algunas de las pequeñas casitas, y es en este rincón del castillo donde intentaban convertir el metal en oro.

Nota: la alquimia en Praga tuvo una gran importancia durante este periodo.

La otra versión dice, que es en este lugar, donde los criados del castillo se reunían con los orfebres de la ciudad para fundir las diferentes joyas que encontraban durante la limpieza de los salones del castillo tras los lujosos y habituales banquetes del emperador Rodolfo II.

Origen histórico del callejón del oro

Tras el fin del reinado de Jorge de Poděbrady (1471) llegará al poder una nueva dinastía originaria de tierras polacas, los Jagellon. Es su primer representante, Vladislav de Jagellon, el que decide reforzar los maltrechos muros del Castillo de Praga y crear la nueva fortificación norte, encargando el trabajo al arquitecto Benedikt Ried. Anexionadas a los muros del castillo se construyeron 3 torres de defensa: la Torre de la Pólvora (Mihulka) en el lado oeste, la Torre de Dálibor (Daliborka) en el lado este y entre ambas la Torre Blanca. Entre Daliborka y la Torre Blanca se construyó una arcada con 12 bóvedas idénticas. Cada una tenía una profundidad de 120cm y entre 600 y 660 cm de ancho que eran utilizadas como viviendas improvisadas. Es lo que con el paso de los años se acabará convirtiendo en el Callejón del Oro.

Durante el reinado de Rodolfo II (1575-1611) se llevaron a cabo importantes cambios estructurales, llevando la altura del callejón del oro a como la conocemos hoy en día y aumentando el número de arcos hasta 21, cada uno con 400cm de anchura y 220cm de profundidad, separadas mediante pilares de 1m de anchura. Sobre la arcada se edificó un pasaje defensivo amurallado y las improvisadas viviendas se tiraron abajo y sus vestigios se perdieron en las profundidades del foso.

Fue en 1597 cuando Rodolfo II dio orden de usar la zona entre las murallas para edificar casas modestas en los arcos de la fortificación para albergar a los 24 lanceros rojos (llamados así por su uniforme)  y a sus familias. Sus palabras un día 16 de septiembre de 1597 fueron:

“De tal modo que cada una de las personas nombradas puede, en un arco, hacer un muro para su vivienda, y luego estar en posesión y uso de dicha bóveda mientras el arquero permanezca en ese servicio.”.

El emplazamiento de estas casas se debió probablemente a la falta de espacio en las zonas alrededor del Castillo de Praga.

Otra versión dice que antiguamente los barracones de madera donde habitaban los lanceros rojos se encontraban en la plaza de San Jorge, junto a uno de los primeros monasterios de la ciudad de Praga. Una ajetreada noche dichos barracones se quemaron y fue la abadesa de dicho monasterio la que disuadió al propio emperador Rodolfo II de construir las casas en su emplazamiento original argumentando que se trataba de personas ruidosas y de vida pecaminosa que no hacían ningún bien a los aledaños del lugar.

Poco a poco las casas empezaron a proliferar y a las pequeñas viviendas se les fueron añadiendo chimeneas, improvisados cobertizos de madera y pequeños establos en el muro de en frente, hasta que el callejón se volvió tan estrecho que en algunos puntos apenas quedaba 1m de anchura para transitar. En la limpieza de 1864 todos estos agregados que se encontraban en el muro opuesto fueron derruidos y únicamente las casas apoyadas en el muro norte permanecieron en pie.

Tras ser habitadas por los artilleros rojos, artesanos y orfebres hasta el S.XIX, las casas se abandonaron y se convirtieron en refugio para pobres y delincuentes hasta que a principios del S.XX se convirtió en lugar habitado por artistas y escritores (siendo el lugar que sirvió de inspiración a Franz Kafka para escribir su obra “Un médico rural”).

Después de la Segunda Guerra Mundial las casas les fueron expropiadas a sus dueños y bajo las órdenes del arquitecto Pavel Janák se reorganizó la callejuela. Los colores elegidos para las fachadas de las casas fueron elegidos por el pintor Jiří Trnka. Tras las últimas obras de reconstrucción (se añadió un nuevo sistema de drenaje y se cambió el pavimento como acciones más destacables) el callejón se reabrió al público el 1 de junio de 2011.

Si te interesa conocer más sobre el interior de las casitas de colores del Callejón del Oro, no te pierdas el siguiente post, encontrarás una descripción de las casas por su numeración para que sea más fácil reconocerlas si paseas por sus calles estrechas.

¿Te ha gustado? Deja un comentario!

A Praga y Vámonos Tours
A Praga y Vámonos Tours

3 comentarios en “Visita El Callejón de Oro en el Castillo de Praga”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s